Share Button

Rakitic-foto

Ivan Rakitic disputó la Eurocopa de 2008 con sólo 20 años. Junto con Nico Kranjcar y Luka Modric, forma un temible mediocampo con jugadores muy técnicos que llegan al torneo en plena madurez y sin complejos. Aterrizó en Sevilla a mitad de la temporada pasada y fue un balón de oxígeno para el centro del campo del equipo de Nervión desde su primer partido. Su rápida adaptación se debe a sus dos mayores virtudes, que a su vez son sus mayores defectos: un fuerte carácter e ideas muy claras.

Texto: Román Bellver (@Romanbellver)
Fotos: Niccolo Guasti

En el Basilea jugabas pegado a la banda derecha o en ataque, mientras que en el Schalke te ubicaron en la mediapunta. En el Sevilla empezaste jugando de mediocentro y con Míchel nuevamente más adelantado. ¿En qué posición te gusta más jugar?
Eso depende mucho del sistema que emplee el entrenador. Intento adaptarme a lo que necesita el equipo, incluso puedo realizar labores defensivas en el mediocampo. Eso sí, he de reconocer que me siento mucho más cómodo jugando por el centro que escorado a una banda.

Naciste en Suiza pero tus padres son croatas. Empezaste jugando con las categorías inferiores de la selección suiza pero al final decidiste representar a Croacia. ¿Cómo tomaste la decisión?
No fue muy agradable tener que elegir porque parte de mi corazón es suizo y la gente me trató muy bien allí… Pero mi familia y mis mejores amigos son croatas, y siempre he aprovechado vacaciones o días libres para viajar y reunirme con ellos. Por eso, cuando surgió la posibilidad de representar a Croacia, me resultó fácil elegir.

¿Es cierto que recibiste amenazas de muerte cuando decidiste jugar con Croacia?
Sí, es increíble que haya gente que se tome las cosas así, y es todavía más sorprendente que ocurra eso en un país como Suiza. Fueron momentos muy duros para mi familia y para mí, pero si tuviera que volver a elegir a qué país representar, volvería a tomar la misma decisión. Me siento croata y por eso decidí jugar por mi país.

¿Qué diferencias notaste con la Bundesliga?
En España se practica un fútbol más técnico, mucho más acorde a mis características, pero eso no quita que necesitara un poco de tiempo para adaptarme: tienes que aprender un nuevo idioma, conocer a tus compañeros, entender lo que quiere el entrenador…

¿Porque decidiste irte del Schalke?
Mucha gente se sorprendió. Llevaba tres años y medio muy buenos en Alemania, y aunque querían que renovara, tenía claro que quería cambiar algo en mi carrera. Me apetecía mucho probar otra liga, otro estilo de fútbol, y España era mi primera opción.

¿Es tan duro Felix Magath? Aqui se decía que sus entrenamientos eran muy exigentes fisicamente…
(risas)… Bueno, no es que sea tan duro, digamos que en Alemania los técnicos suelen ser así, más duros y con más disciplina. Es cierto que sus entrenamientos requieren mucha fuerza física y mental, pero el año y medio que trabajé con Felix Magath ha sido el mejor de mi carrera. Con él aprendí cosas muy importantes, tanto a nivel futbolístico como personal.

También pasaste ese año y medio con Raúl de compañero…
Raúl es una máquina de hacer fútbol, y como persona no hay palabras para describirlo. Es muy buen compañero, siempre está ahí para apoyarte o darte un consejo, y entrena con la intensidad de un juvenil. La verdad es que es una de las mejores personas que conozco en el mundo del fútbol.

Davor Suker fue un ídolo en el Sánchez Pizjuán: ¿Te aconsejó fichar por el Sevilla?
Por supuesto. Me dijo que no me lo pensara, que el Sevilla era un gran club. Además, también tuve la oportunidad de charlar con Robert Prosinecki, que también jugó aquí, así como con Juan Martagón. Incluso Robert Jarni, que militó en el Betis, me habló mucho del ambiente de la ciudad. Me ayudó mucho a decidirme que jugadores tan importantes me dijeran tantas cosas buenas sobre el equipo y la ciudad.

¿Tenias un ídolo futbolistico?
Robert Prosinecki, sin duda. No sólo porque jugaba de centrocampista como yo, sino porque era uno de los mejores de su época. Muy pocos podían presumir de tener tanta técnica.

“El año y medio que trabajé con Felix Magath ha sido el mejor de mi carrera”

Gary Medel y tú deslumbrasteis nada más aterrizar en el mercado de invierno. Sin embargo, fuiste más irregular esta temporada. ¿Cómo lo explicas?
El principal motivo fue que me costó más tiempo de lo previsto recuperarme de la rotura del quinto metatarsiano del pie izquierdo. A ese contratiempo hay que sumarle que empezamos la temporada con un nuevo entrenador y que siempre es necesario un tiempo de adaptación. Lo más importante es que ya no me molesta el pie y sé que voy a volver a ese nivel. Además, con Míchel juego con más libertad de movimiento y eso me favorece. Ahora lo importante es hacer una buena Eurocopa y empezar la próxima temporada sin lesión que me condicione.

Hablemos de la Eurocopa… ¿Cual es el objetivo de Croacia?
Es un grupo difícil, por eso es muy importante el primer partido contra Irlanda. Llegar contra Italia con tres puntos nos daría mucha fuerza. Nuestro equipo tiene calidad, juventud y un buen entrenador. No hay que fijarse objetivos, sino trabajar duro y no renunciar a nada.

¿Como se le puede ganar a España?
Ante todo, con un gran portero (risas). España es con diferencia el mejor equipo del mundo, pero nada es imposible. Nuestras opciones dependen de los puntos que sumemos en los dos encuentros anteriores. Si consigues cuatro o seis puntos antes de ese partido, no juegas igual, estás con más confianza. Con trabajo, fe y algo de suerte, podemos ganarle a España.

¿Es más vulnerable España tras la lesión de Villa y el difícil año de Torres?
No lo tengo tan claro, porque en España hay delanteros de mucha calidad, como Llorente, Soldado o Negredo. Juegue quien juegue, siguen teniendo mucho peligro arriba.

¿Cual es tu favorito para la Eurocopa?
España, pero creo que en esta Eurocopa hay más nivel que nunca. Hay selecciones muy potentes: Alemania, Francia, Inglaterra, Holanda… ¡y Croacia! (risas). Luego si te fijas en el nivel de Suecia, Portugal o Rusia, te das cuenta de que no habrá ningún partido fácil.

El seleccionador Slaven Bilic jugó la semifinal del Mundial de 1998 contra Francia, un partido que Croacia iba ganando pero que se le fue de las manos con un sorprendente doblete de Lilian Thuram. ¿Qué recuerdos tienes de aquel partido?
Lo ví en casa, en Suiza, con mis padres y mi hermano. Los croatas nunca olvidaremos ese partido. Estábamos todos felices y de repente llegaron esos dos goles… Pero mira, es lo que tiene el fútbol, que todo puede cambiar muy rápido con una acción y un poco de suerte.

¿Slaven Bilic os habló de ese partido?
Por supuesto, pero no sólo él… El equipo técnico está formado por exjugadores, como Asanovic o Prosinecki. Croacia jugó muy bien ese partido, lo tenía todo para jugar la final del Mundial, pero le faltó suerte.

¿Hasta dónde crees que llegará Croacia?
Estoy convencido de que llegaremos, como mínimo, a cuartos de final.

¿Que te gusta hacer fuera del futbol?
Nada, porque siempre pienso en el futbol (risas)… Cuando nos preguntaban en el colegio qué oficios nos gustaban, mis amigos decían jardinero, policía, médico… Pero yo siempre contestaba “futbolista”. Siempre iba con mi balón al colegio.

¿Pero estudiaste un oficio antes de dedicarte al fútbol?
Estudié arquitectura durante siete meses, hasta que empecé a dedicarme exclusivamente al fútbol. Me siento mucho más feliz siendo futbolista que trabajando en un despacho, pero no descarto retomar la carrera cuando cuelgue las botas, eso sí, lo más tarde posible.

Hace un año, la FIFA multó a Vlatko Markovic, presidente de la Federación de fútbol croata, por declarar que “de ninguna manera podría jugar un homosexual en la selección” y que “afortunadamente, el fútbol sólo lo juega la gente sana”. ¿Has compartido vestuario con algún jugador homosexual? Que opinas al respecto?
Respeto a los homosexuales, pero no quiero a esa gente en el vestuario. No me marcharía de un equipo por eso, porque respeto igual a un homosexual que a un negro, un gordo o un enano, pero de ser posible prefiero no tener a gays en mi vida.

*Entrevista realizada en mayo de 2012.

Share Button