Share Button

Keylor-1

Su descubridor fue el mítico Luis Gabelo Conejo, guardameta de Costa Rica y del Albacete, elegido mejor portero del mundo en 1990 por la revista France-Football. Keylor Navas muestra la misma humildad, pero también la misma ambición. No le asusta el denominado “grupo de la muerte”. El portero del Levante, en la agenda de varios equipos europeos, nos atiende para una entrevista muy personal.

Texto y fotos: Román Bellver (@Romanbellver)

Le gusta el apodo de “Halcón”?
Un periodista que me lo puso, y cuando a uno le ponen apodo, poco puede hacer (risas). Pero sí, me gusta mi apodo

¿Cómo decidió ser portero?
Eso fue porqué mi papá jugaba al fútbol y fuimos a verle. Justo antes había un partido de niños y un portero hizo una gran parada. Yo tenía cinco años, pero la imagen se quedó grabada en mi mente, y ahí elegí ser portero.

¿El mítico Luis Gabelo Conejo fue su descubridor?
Sí. No soy de la capital, sino de Pérez Zeledón, hacía el sur. Había selecciones regionales de jugadores de hasta 14 años, y de ahí se hacía une selección sub15. En ese momento empezamos a trabajar. Tanto Luis Gabelo Conejo, como Fran Carrillo, que era mi entrenador hasta ese momento, fueron decisivos en mi carrera.

¿Qué influencia sigue teniendo Luis Gabelo Conejo sobre usted?
Tengo una muy buena amistad con él y sus consejos siempre me han aportado mucho. Cuando estaba a punto de marcharme a España, le consulté, y siempre ha estado muy pendiente de mí para hacerme mejor tanto dentro como fuera de la cancha.

¿Le aconseja mucho en el aspecto psicológico?
Sí. Hay mucha confianza y siempre puedo hablar de cualquier tema con él. Es una persona que entiende las preocupaciones de un portero gracias a su experiencia. Escucharle es un privilegio.

¿Es cierto que para un portero los dos momentos más importantes antes de un partido son el calentamiento y el último entrenamiento?
No hay que ser supersticioso. Prepararme bien en cada entrenamiento y calentamiento es lo que me da confianza. Eso es lo que ayuda a jugar con tranquilidad y disfrutar de los partidos.

¿Recuerda un partido en el que estuvo especialmente nervioso, estresado?
Sobre todo en mis inicios. Recuerdo mis primeros partidos en Primera División en Costa Rica, ahí sentí maripositas en el estómago, como decimos nosotros. También cuando debuté con la Selección. En momentos puntuales uno sigue sintiendo esas mariposas en el estómago antes de un partido, pero creo que es algo normal en un ser humano. Siempre lo he llevado bien, con tranquilidad y confianza.

¿Es difícil aceptar la posibilidad del error siendo portero?
Es algo que puede pasar en cualquier momento, pero no hay que pensar en eso. Si me equivoco en un partido, le pongo un punto y aparte al error. El partido sigue y el error ya pasó, ya habrá tiempo para analizar la jugada. Hay que estar siempre concentrado, esa es la clave para ser constante.

“En España hay más posibilidades de que los tiros vayan entre los tres palos”

Al igual que Luis Gabelo, hace oraciones antes del partido. ¿Qué pide?
Desde que tengo 8 años, lo mismo: que Dios me ayude para que todo salga bien, que no haya ningún lesionado, que ganemos y nos ayude a disfrutar siempre sanos.

¿En qué aspectos de su juego piensa que ha mejorado más en estos últimos años?
Sin duda, en el aspecto mental. Venía de ser titular en Costa Rica y en el Albacete y fui suplente durante año y medio en el Levante. Llegas a plantearte si vale la pena tanto esfuerzo si al final el entrenador no confía en ti. Pero refuerza mucho la mente centrarse en el trabajo diario para darle la vuelta a la situación. Dios y mi familia me ayudaron a ser fuerte, a sobrepasar cosas negativas para disfrutar ahora de estos momentos.

¿La paciencia es clave?
Si, hay que ser paciente. Hay que saber llevar las cosas, aislarse un poco del fútbol con la familia e intentar disfrutar de los privilegios que uno tiene, que muchas veces por ese tipo de cosas ni se valoran ni se disfrutan.

¿Qué ídolos tenía?
Cuando era pequeño me gustaba Lester Morgan, el portero de Costa Rica. Luego te haces mayor y te vas fijando en todos los porteros. Muchos tienen cualidades espectaculares y trato de aprender de lo mejor de cada uno para progresar cada vez más.

Es su primer mundial: ¿Cómo se siente? Impacente? Nervioso?
Me siento muy tranquilo y con mucha emoción. Estar en un Mundial es el sueño de cualquier niño, pero sólo le pido a Dios salud para poder esforzarme y trabajar. El esfuerzo diario es la clave del éxito. Y lo único que uno necesita para esforzarse es tener salud. Por eso le pido a Dios salud para poder disfrutar del Mundial.

Tenía 4 años cuando Costa Rica llegó a cuartos en el Mundial de 1990: ¿Se sigue comentado aquella gesta?
Por supuesto, ya que fue el mejor mundial que hizo Costa Rica. Nosotros queremos hacer historia en Brasil. No se trata de borrar nada, pero queremos que el pueblo costarricense se sienta orgulloso de otras generaciones, que también se acuerde de nosotros.

En el grupo hay muchos futbolistas que fueron semifinalistas del mundial sub20 de Quito. Un punto más para no renunciar a nada…
Si, eso es bueno porque son jugadores jóvenes que tienen mucha calidad. Los que tenemos un poco más de edad intentamos añadir un poco más de experiencia, ya que algunos ya han jugado un Mundial. Eso nos convierte en una selección muy sana, unida y fuerte.

Italia, Inglaterra, Uruguay, Costa Rica. Se dice que es el “grupo de la muerte”. ¿Qué pensó durante el sorteo?
Para hacer grandes cosas hay que jugar contra grandes equipos. Sabemos que será muy complicado, pero tenemos la oportunidad de convertir este sorteo en un gran reto. Vamos a ir siempre con el respeto que se merecen todas la selecciones, pero también con la ilusión, el corazón y el esfuerzo para jugar bien y ganar.

¿Sería una decepción para la afición costarricense acabar terceros del grupo?
Creo que todo el mundo es consciente de la dificultad del grupo, pero a su vez todo el país tiene la misma ilusión que nosotros en pasar de ronda. Eso sí, si jugamos bien, damos la cara y, por circunstancias, caemos eliminados, el pueblo costarricense también sabrá valorarlo por la dificultad del grupo.

¿Quién le parece favorito para este mundial?
España es la gran favorita para este Mundial. Brasil es muy potente y estará sobremotivada por jugar en casa. Alemania también tiene una selección para salir campeona.

“Ser suplente durante año y medio en el Levante me hizo más fuerte mentalmente”

El descenso a Segunda B del Albacete precipitó su marcha. Era muy querido allí, al igual que Luis Gabelo Conejo…
Mi familio y yo estamos muy agradecidos a la gente de Albacete. Llegamos allí directamente desde Costa Rica y nos trataron muy bien. Sigo los resultados del equipo y me alegra que hayan ascendido a Segunda división. Espero que algún día suba a primera, que es donde se merecen estar el equipo y la ciudad.

Está en la agenda de muchos equipos. ¿Se sentiría frustrado por no probar otra liga de aquí al final de su carrera?
La verdad es que no. Estoy muy feliz en España, aquí se vive muy bien. Pese a todo, como futbolista soy consciente de que estoy en Europa por el fútbol, por mi trabajo. Todos los futbolistas del mundo saben cuáles son las tres mejores ligas del mundo y a cualquiera le gustaría jugar en una de ellas. Evidentemente, si otra liga me ofreciera la oportunidad de progresar en mi carrera, no tendría ningún problema en cambiar de país.

Que diferencias ha notado como portero entre el fútbol sudamericano y el europeo?
En España hay más posibilidades de que los tiros vayan entre los tres palos. Los jugadores son casi los mejores del mundo y definen muy bien, además de ser muy rápidos en la ejecución. Los campos siempre están mojados, por lo que el balón va rápido. También el ritmo de juego es más elevado. Todo eso exige un nivel muy alto de concentración.

¿Se plantea quedarse en Europa al final de su carrera o no concibe no volver a Costa Rica?
Nunca se sabe que puede pasar, pero mi fe es volver para disfrutar de mi familia y mis amigos, compensar todos estos años fuera. Ese tiempo no se recupera, y aquí sólo tengo a mi esposa y mi hijo, por eso me gustaría volver a disfrutar de Costa Rica.

Además, Costa Rica es de los países más estables a nivel político y económico…
Si, si, está muy bien. Hay muchas cosas por mejorar pero en comparación con otros países latinoamericanos, estamos bien. Debemos agradecer esa situación y cuidar de nuestro país.

¿Se plantea un futuro como entrenador?
De momento, no.

¿No le atrae la idea?
El fútbol es muy lindo, pero valoro pasar tiempo con mi familia. Hoy en día, entrenamos de lunes a sábado y jugamos los domingos. Primero quiero recuperar ese tiempo libre durante un tiempo. Despues sí que podría plantearme seguir vinculado al fútbol porque me gusta mucho.

¿Qué echa más de menos de Costa Rica?
Echo mucho de menos cuando veo las fotos de fiestas familiares y de comidas en caseras.

¿Qué es lo típico allí?
El gallo pinto, un desayuno que lleva arroz, frijoles y huevo. Es un plato consistente.

¿Se puede entrenar después de desayunar gallo pinto?
(risas). Por supuesto que sí. El ser humano se acostumbra a todo. En Costa Rica es algo que se toma todos los días y no hay ningún problema. Aquí la gente se sorprendre a veces, pero allá se come a diario gallo pinto y no engorda más por ello.

También te puede interesar:

CONEJO: “Mi portero perfecto mezclaría la presencia de Van der Sar con la técnica y agilidad de Abbondanzieri”

Conejo-EFE

Share Button